You must enable JavaScript to view this site.
This site uses cookies. By continuing to browse the site you are agreeing to our use of cookies. Review our legal notice and privacy policy for more details.
Close
Homepage > Publication Type > Statements > Agreements on the End of the Conflict and the Referendum Bring Peace in Colombia Closer

Acuerdos sobre el fin del conflicto y el referendo acercan la paz a Colombia

Bogotá/Bruselas   |   23 Jun 2016

La firma hoy, en La Habana, de los acuerdos sobre el “fin del conflicto” y el mecanismo del referendo para que la población colombiana apruebe el acuerdo de paz definitivo es la mayor garantía hasta la fecha de que el conflicto armado de 52 años de antigüedad entre el gobierno y el grupo guerrillero más importante del país, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), finalmente está llegando a su fin. El presidente Juan Manuel Santos y el líder rebelde Rodrigo Londoño (Timochenko) firmaron el detallado documento con el secretario general de la ONU Ban Ki-moon, los presidentes de Chile, Cuba y Venezuela y el ministro de Relaciones Exteriores de Noruega como testigos, entre otras personalidades de alto perfil.

Los acuerdos definen el funcionamiento del cese al fuego y la cesación de hostilidades; el proceso de dejación de armas de las FARC; las garantías de seguridad para las guerrillas de las FARC que pasen a la vida civil; la preparación del proceso de “reincorporación” de los miembros de la guerrilla de las FARC; los 23 lugares de acantonamiento y ocho campamentos más pequeños donde las FARC congregarán a sus fuerzas y cómo será el funcionamiento de estos; y el mecanismo de un referendo sobre el acuerdo de paz definitivo.

El cese al fuego bilateral y la cesación de hostilidades comenzarán de inmediato tras la firma de un acuerdo definitivo. Cinco días después, las FARC comenzarán a trasladar a sus guerrilleros, aún armados, a los acantonamientos – llamados “zonas veredales transitorias de normalización” – y campamentos. En el primer mes, otros tipos de armas de los guerrilleros más allá de sus armas personales serán trasladados a las zonas veredales. Durante los dos primeros meses posteriores a la firma del acuerdo final, las armas “inestables” serán destruidas. Seis meses después de haber firmado el acuerdo final, las FARC habrán abandonado todas sus armas. Estos procesos contarán con una misión política de las Naciones Unidas para su verificación y monitoreo.

Las partes también acordaron permitir a los colombianos votar en un referendo sobre el acuerdo de paz definitivo de conformidad con los requerimientos establecidos por la Corte Constitucional. La Corte actualmente está debatiendo la constitucionalidad de un posible plebiscito propuesto por el gobierno.

Asimismo, las partes anunciaron una serie de garantías de seguridad que abarcan el desmantelamiento de las “organizaciones sucesoras de los paramilitares” y la protección del movimiento político que se espera que establezcan las FARC tras el acuerdo de paz. Estas medidas incluyen la creación de una Comisión Nacional de Garantías de Seguridad; una Unidad Especial de Investigación dentro de la Fiscalía General de la Nación; un Sistema Integral de Seguridad para el Ejercicio de la Política; y un Plan Estratégico de Seguridad y Protección para el nuevo movimiento político de las FARC, y un Programa Integral de Seguridad y Protección para las comunidades y organizaciones en los territorios, entre otras medidas.

Crisis Group felicita a ambas delegaciones por superar los enormes desafíos de negociar la paz a lo largo de casi cuatro años, así como al subcomité técnico que incluye a miembros de las fuerzas armadas colombianas y las FARC, y las naciones garantes y acompañantes Cuba y Noruega, y Venezuela y Chile respectivamente. También aplaudimos la inclusión de las víctimas en las negociaciones en varios momentos decisivos.

Ahora todos aguardamos acuerdos sobre las cuestiones finales: la “reincorporación” de las FARC a la vida civil; su transformación en un movimiento político; y los mecanismos de monitoreo e implementación de todos los compromisos. La composición y funcionamiento del Tribunal Especial para la Paz, que estará a cargo de la justicia transicional para los  acusados de violaciones a los derechos humanos durante el conflicto, también quedan pendientes de resolver. Crisis Group seguirá informando sobre posibles obstáculos a la implementación y las opciones para superarlos a fin de ayudar a los colombianos a consolidar y mantener la paz que esperan el país, sus vecinos y el mundo.
 
This page in:
English
español

Contact Info