You must enable JavaScript to view this site.
This site uses cookies. By continuing to browse the site you are agreeing to our use of cookies. Review our legal notice and privacy policy for more details.
Close

Venezuela: una casa dividida

Latin America Briefing N°28 16 May 2013

PANORAMA GENERAL

La muerte del presidente Hugo Chávez, víctima de cáncer, el 5 de marzo, precipitó la celebración de elecciones apenas 40 días después, en las que el sucesor que él mismo designó, Nicolás Maduro, ganó por un margen de menos del 1,5% contra Henrique Capriles, de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Sin embargo, el estrecho margen y la impugnación de la votación crean dudas sobre la sostenibilidad del nuevo gobierno. Un país ya profundamente polarizado aparece ahora dividido en dos mitades casi idénticas y al parecer irreconciliables. Falta todavía aclarar la validez del resultado de los comicios y restaurar la independencia plena de las autoridades electorales, judiciales y demás instituciones fundamentales. No obstante, para abordar la crisis de gobernabilidad y lograr que Venezuela haga frente a los serios problemas económicos y sociales que padece, el diálogo nacional debe prevalecer sobre la confrontación y el consenso debe primar sobre la violencia partidista.

Con unas instituciones debilitadas por la política de cooptación a la que recurrió el gobierno de Chávez, es posible que, en últimas, la MUD no tenga muchas opciones prácticas a nivel jurídico interno, con lo cual, en opinión de la oposición, no tendría más remedio que adoptar una política de manifestaciones callejeras pacíficas y otras modalidades de presión política, incluido el llamado a la opinión pública internacional. Cuando el discurso político asume la forma de la protesta callejera en gran escala, siempre existe el riesgo de violencia. Ya ha habido varios muertos y numerosos heridos, a menudo en circunstancias confusas, hecho que el gobierno parece empeñado en explotar a fin de desacreditar a la oposición.

El vacío de poder que produjo la muerte de Chávez es una fuente potencial de inestabilidad. El régimen no puede reemplazar la autoridad personal del caudillo sobre su movimiento político, las fuerzas armadas y la burocracia estatal, por lo menos en el corto plazo. Este vacío es particularmente grave porque el país está al borde de una recesión económica, sufre de un enorme déficit del sector público, padece una creciente escasez de productos básicos y tiene una de las tasas de inflación más altas del mundo.

Un régimen político altamente personalizado ha sido reemplazado por una agrupación imprevisible de grupos e incluso de intereses particulares. Tanto el régimen como la oposición están pagando el costo de haber desmantelado elementos importantes propios de la democracia y del Estado de Derecho durante los últimos catorce años. Venezuela está insuficientemente preparada para la transición después de Chávez y necesita reconstruir con urgencia su tejido social y político. Es preciso centrar los esfuerzos inmediatos en impedir que la polarización extrema degenere en violencia política y en impulsar firmemente un entendimiento básico sobre la manera de coexistir sin Chávez.

Un comportamiento miope de cualquiera de las partes podría precipitar al país en una crisis económica y política de la cual sería muy difícil recuperarse. Es alentador observar que los líderes de la oposición han hecho hincapié en el uso de formas no violentas de disenso. También ha habido indicios de que algunos miembros del gobierno entienden la necesidad del diálogo y el consenso, aunque esto no se ha traducido todavía en acciones concretas. Lo ideal sería que Maduro nombrara a algunas figuras de la oposición en su gobierno, aunque para esto es necesario que quienes están en capacidad de lograrlo, de ambos lados, inicien desde ya el diálogo y promuevan el consenso.

La mayor parte de la comunidad internacional, en particular los socios regionales y vecinos, han tendido a mirar hacia otro lado cuando se trata de evaluar la democracia y la situación de derechos humanos en Venezuela. Esto tiene que cambiar. La inestabilidad podría, como mínimo, debilitar el consenso regional en torno a las normas democráticas. Las organizaciones multilaterales como la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y la Organización de los Estados Americanos (OEA), y las potencias regionales, como Brasil, necesitan dejar en claro que no van a tolerar que se sigan menoscabando el Estado de Derecho y los valores democráticos. 

Con el fin de impedir el aumento imprevisible de la polarización y la violencia política:

  • El gobierno y la oposición deben expresar el compromiso público de utilizar medios pacíficos para solucionar la crisis política, advirtiendo a sus partidarios que la violencia –y la retórica de confrontación que podría incitar su uso– no están permitidas, y que quienes recurran a ella serán sancionados plenamente de acuerdo a la ley.
  • El gobierno debe reconocer que la marcada división del electorado requiere la construcción de un consenso antes que una agenda partidista. Debe tender puentes que conduzcan al diálogo con la oposición, el sector privado y la sociedad civil con el objeto de reducir las tensiones y encontrar un terreno común. La Iglesia católica, los socios regionales y la comunidad internacional en general deben apoyar este acercamiento y estar listos, si se les pide, a proporcionar mediación en el momento apropiado.
  • Para despejar el camino hacia el diálogo, se deben aclarar las dudas respecto a las elecciones. La sala electoral del Tribunal Supremo de Justicia debe abordar plenamente y con transparencia todas las denuncias de violencia, intimidación e irregularidades, de ser necesario ordenando una nueva votación en los lugares donde tales incidentes arrojen dudas razonables sobre los resultados. El gobierno debe dejar en claro que apoya esas medidas y, en caso de que se tomen, todas las partes deben reconocer de inmediato la validez de los comicios.
  • El gobierno debe ofrecer garantías para el ejercicio legítimo del derecho de protesta y de libertad de expresión, absteniéndose de lanzar amenazas e instaurar procesos legales contra los medios de comunicación independientes, y de tomar represalia contra los funcionarios públicos sospechosos de ser simpatizantes de la oposición. Además, las fuerzas armadas deben actuar conforme a la Constitución, que prohíbe su participación en la política partidista.
  • La comunidad internacional, en especial los vecinos como Brasil, así como la OEA y UNASUR deben alentar una solución pacífica de la crisis política y ofrecerse como facilitadores y mediadores.

Nada de esto será fácil, en gran parte porque existe una peligrosa brecha entre la insistencia del régimen de que la oposición debe primero reconocer los resultados de las elecciones como condición previa para aceptarla como una fuerza política con la cual negociar y la insistencia entendible de la oposición de que solo puede aceptar los resultados luego de una revisión plena y transparente que demuestre que ninguna de las irregularidades denunciadas alteró el resultado definitivo. A fin de evitar lo peor, los moderados (o pragmáticos) de ambos lados necesitan encontrar una vía para cerrar esa brecha.

Caracas/Bogotá/Bruselas,16 de mayo de 2013

 
This page in:
English
español